https://www.pineclubgolf.com/ El Laboratorio del Doctor Julius Experimento 25: Un Baño de Sangre! | Landfall: Commander en Español

Bienvenidos a una nueva entrega del Laboratorio. En esta ocasión nos dedicaremos a una Decklist que construimos con una de las nuevas legendas de Strixhaven: Extus, Oriq Overlord.

Elegí jugar por el lado de “Awaken the Blood Avatar”, porque el efecto de Extus es similar a otros comandantes Orzhov y no quería simplemente repetir construcciones que ya tenía.

Blood Avatar me entregaba la posibilidad de jugar algo diferente a lo que ya tenia construido, además en colores que no he explorado en profundidad.

El enfoque para la baraja es la búsqueda de jugar el Awaken the Blood Avatar la mayor cantidad de veces posibles, con la ficha del Avatar siendo nuestra principal opción de victoria.

Adicionalmente queremos efectos que nos permitan generar cantidades de fichas que puedan ser sacrificadas para el Avatar; y complementariamente cartas que puedan generar algún beneficio a dichos sacrificios.

Generacion de Fichas

Lo primero que queremos hacer es generar criaturas, para eso tomamos el camino de los tokens. Incluimos diversas formas, intentando abarcar la mayor cantidad de situaciones posibles en una partida.

Reanimación

Dado que una parte importante de la generación de fichas la vinculamos a criaturas, inmediatamente consideramos ingresar herramientas de animación. La idea es poder usar sin problemas a criaturas como Cloudgoat Ranger para alimentar al Avatar, sabiendo que podremos devolverla al juego y recuperar su valor en tokens.

Cartas como Unburial Rites, Rescue from the Underworld y Victimize parecían herramientas naturales a la baraja.

Adicionalmente cartas como Feldon of the Third Path nos permitiría sacar provecho de un cementerio bien alimentado.

Por último, viendo el coste promedio de nuestra baraja, Sun Titan y Sevinne´s Reclamation encuentran un buen espacio.

No solo de sangre vive el hombre

Dado que contantemente vamos a generar y sacrificar fichas, es una buena opción ingresar cartas que nos entreguen algún beneficio del proceso.

Bastion of Remembrance o Zulaport Cutthroat se alimentan de la muerte de nuestras criaturas, mientras Impact Tremors y Corpse Knight lo hacen de su ingreso al campo de batalla.

Anointed Procession aumentaría el numero de tokens que ingresaría, Pitiless Plunderer nos entregaría tesoros posteriores a sus muertes.

Removal

Nada muy original por este lado, excepto Grave Pact que obviamente se vuelve un monstruo, cuando podemos activarlos varias veces por turno.

Fuera de eso, jugando Rojo, Blanco y Negro, tenemos acceso al removal que queramos. Ahora, si debemos considerar que nuestro “comandante” ya es una forma de removal de criaturas, por lo que el énfasis debe ir por los otros tipos de permanentes.

Personalmente me quede con Austere Command y Merciless Eviction en el lado mas costoso, pero me entregaban opciones. Despark, Generous Gift, Grasp of Fate, Anguished Unmaking y Utter End en el punto intermedio, y los confiables Path to Exile y Swords to Plowshares de coste uno.

Otras herramientas

Incluimos un par de tutores, porque bueno… estamos jugando Negro.

Aceleración con Sol Ring y todos los Signets posibles de coste 2, además del par de Altares que se alimentan de criaturas.

En cartas individuales, probamos algunas cosas:

  • Mob Rule: obviamente nos permitirá robar alguna mesa dependiendo de como este el campo de batalla, pero además, en conjunto con nuestro “Comandante” podría funcionar como removal, al usar las criaturas del oponente para sacrificarlas al Avatar.
  • Kiki-jiki, Mirror Breaker: nos entrega la opción de copias las criaturas que ponen fichas, pero además nos permitiría copiar la ficha del avatar para puntos de daño extras.
  • Helm of the Host: similar a Kiki, copiar generadores de fichas o a nuestro avatar.
  • Skullclamp: para robar.

La Baraja

 

 

Como nos fue:

  • La base de la baraja funciono, y en la mayoría de las partidas pudimos jugar 3 o 4  veces a nuestro Avatar. Ahora, en algunos casos eso fue suficiente para llevarnos la victoria, y en otros casos nos quedamos cortos. Como en otras ocasiones donde estamos probando algo nuevo, el hecho de que nuestros oponentes no supieran que esperar jugaba mucho a nuestro favor. Nuestro Comandante tampoco es uno que despierta mucha alerta inicial, dado que la mayoría asume que estamos jugando alguna forma de Baraja Reanime. Varias veces, pudimos llegar a nuestro segundo Avatar antes empezar a ser visto como una amenaza real. Esto también porque inicialmente pareciera que se subestima mucho el daño que causa el Avatar una vez que lo desatamos, y sobre ese punto…
  • El daño se acumula muy rápido, tenemos muchas interacciones que generan algún daño a los oponentes,, y luego de un par de ataques del Avatar, casi siempre nuestros oponentes estaban cerca de las 20 vidas. Ni hablar si los Avatar se multiplicaban en mesa, con solo declarar ataque estábamos haciendo 6 o 9 puntos de daños. Por esto es que….
  • Jugar el Avatar rápido resulta fundamental, cuando lográbamos generar presión en la vida de los oponentes de manera temprana, nos iba mucho mejor. Como ya hemos comentado en otros artículos, el hacer daño temprano lleva en muchos casos a limitar las decisiones de los oponentes, y eso a su vez nos entrega ventaja. En este caso fue evidente, especialmente cuando las respuestas que encontraban resultaban en daño para ellos, por ejemplo por limpiar la mesa con nosotros teniendo cartas como Bastion of Remembrance en juego; o si podíamos recuperarnos rápidamente nuestras criaturas/comida de Avatar con un Victimize.
  • Siguiendo en la línea anterior, la baraja en general funciona con un énfasis Aggro, constantemente queremos ser el agresor, y fuera de ese plan no tenemos muchas opciones. Cada turno donde no atacamos se siente como un turno perdido. Adicionalmente, no tenemos muchas formas de robar cartas, por lo que en algunas ocasiones parecía que nos estancábamos. Habría que revisar que buenas opciones de robo constante podríamos agregar, a primeras líneas pensaría en Phyrexian Arena, Necropotence o Erebos God of the Dead.

En general fue un experimento divertido, y la baraja es viable en contextos casuales. Es la primera vez que jugamos un Conjuro como Comandante, y resulto mejor de que lo pensaba. Claramente tiene debilidades a considerar, partiendo por el hecho de que estamos conscientemente aplicando el impuesto de comandante a nuestro hechizo, lo que hace que pueda llegar a costar sobre 16 manas sin mucha dificultad. Seguramente no la tendremos en nuestra rotación contante de barajas, pero si en la reserva, cuando queramos jugar algo distinto.

Esperamos les haya gustado la baraja y motive a algunos a probar cosas nuevas como Awaken. Como siempre envíenos sus ideas y comentarios, y síganos en todas las redes de Landfall, incluyendo el stream de cada semana, donde hacemos nuestros experimentos.

Saludos!

 

 

 

¿Te gusta nuestro contenido? Apoyanos en nuestro Patreon!
A %d blogueros les gusta esto: