Commander 2019, como cada año que liberan los preconstruidos, nos trajo consigo muchas sorpresas. Bases de maná mejor formadas y llenas de buscadores, criaturas legendarias emblemáticas en el lore, habilidades temáticas algo olvidadas y una cantidad considerables de nuevos y posibles comandantes.

En esta ocasión, con un enfoque casual y de total diversión, tomé al único vampiro Sultai que existe (al parecer en Wizards of the Coast les encantan los problemas de identidad) y lo utilicé como comandante de un mazo no tribal. Si, ya sé que un vampiro de colores azul, negro y verde es una gran oportunidad a un tribal de vampiros distinto a los mardu, orzhov, rakdos y mononegros que pululan en commander. Sin embargo, no existe algún otro vampiro de color verde o que incluya este color en alguna combinación, lo que limita mucho la creatividad y las opciones para armar un mazo tribal. Esperemos que un futuro, y con el reciente anuncio del regreso (una vez más) a Zendikar, tengamos algunas criaturas vampiro con color verde entre sus identidades.

El primero de los caídos

Como ya mencioné, Rayami es una criatura legendaria vampiro con coste de maná 1BUG. Su fuerza de 5 y resistencia de 4 lo hacen ideal para una estrategia agresiva y su habilidad complementa la idea:

” Si una criatura que no sea ficha fuera a morir, en vez de eso, exilia esa carta con un contador de sangre sobre ella.”

“Mientras una carta de criatura exiliada con un contador de sangre sobre ella tenga la habilidad de volar, Rayami, el Primero de los Caídos tiene la habilidad de volar. Lo mismo sucede con las habilidades de dañar primero, dañar dos veces, toque mortal, prisa, antimaleficio, indestructible, vínculo vital, amenaza, protección, alcance, arrollar y vigilancia. “

Su mirada de hambre incita la destrucción de criaturas y la agresión hacia los oponentes.

Si analizamos detenidamente su primera habilidad, encontramos que resulta útil a la hora de arruinar otras estrategias, ya sean combos que tengan criaturas claves, estrategias que usen principalmente el cementerio, reciclado de criaturas, etc.

Ahora, su segunda habilidad premia la estadía del comandante en el campo y el exilio generado por la primera habilidad, exhortando a la agresividad y al daño por comandante mediante la adquisición de las habilidades de combate de las criaturas exiliadas.

Un mazo donde todas las criaturas son desechables, excepto una.

La idea del mazo es sumamente sencilla: incluir a las mejores criaturas posibles que tengan una o varias habilidades de combate y utilizar todo tipo de destrucción global y local para asegurar criaturas exiliadas con el comandante.

En un juego de cartas donde los colores tienen muy marcado las habilidades que proporcionan a sus criaturas, la selección de criaturas con arrollar, toque mortal, vínculo vital, vuelo y alcance es extensa con las identidades negra, azul y verde. Es notoria la disminución o hasta total ausencia de habilidades como vigilancia y dañar dos veces (por ser típicas del color blanco), prisa y dañar primero (por ser comunes en el color rojo). Claro está, se cuentan con algunas excepciones a las habilidades de las criaturas con el color que tienen, como es el caso de Drana, Liberator of Malakir, Mirri, Cat Warrior, Mirri the Cursed y Yahenni, Undying Partisan.

También es evidente que no hay muchas criaturas aceptables que posean antimaleficio, protección o indestructible. Aunque hay algunos buenos ejemplares, como Great Sable Stag, Rhonas, the Indomitable y Sylvan Caryatid, la utilidad que estos poseen hacen sumamente difícil la decisión de destruirlos y/o sacrificarlos por el bien de Rayami.

La idea y la estrategia hecha lista.

En teoría la idea es buena, en la práctica… es muy probable que los demás participantes de la mesa sean responsivos a la estrategia utilizando todo tipo de hechizos hacia tu comandante, por lo cual, quizás lo más adecuado sería poder proporcionarle a Rayami un poco de protección sacrificando alguna criatura con antimaleficio, indestructible o protección. Una vez que nuestro comandante se sienta un poco más seguro podemos ser capaces de proporcionarle las demás habilidades necesarias para el combate y para asegurar daño.

La cara de tus oponentes al darse cuenta que Rayami posee arrollar, indestructible, toque mortal, dañar dos veces y vínculo vital.

Nuestro comandante será jugado más de una vez por juego, eso se los aseguro. Para poder tener maná suficiente para traerlo de vuelta y para jugar a todas las criaturas que le darán sus habilidades, necesitamos una cantidad considerable de cartas que nos den ventaja de maná y cartas que nos premien por bajar criaturas al campo. También necesitamos cartas que nos permitan sacrificar y disponer criaturas para otorgar alguna habilidad que Rayami necesite. Por último, necesitamos cartas que destruyan las criaturas en su totalidad u objetivos específicos que sepamos sean parte del combo del oponente y/o tengamos envidia de sus habilidades de combate.

 

Con miras al futuro y al competitivo…

Como ya mencioné, este mazo tiene un enfoque meramente casual y de diversión. Sin embargo, estoy seguro que cuenta con el potencial de un mazo competitivo haciendo cambios que afectarán nuestros bolsillos (ejem… fetchlands).

Para un enfoque más competitivo, optaría por utilizar cartas que permitan acceder a los recursos y las criaturas más fácilmente, con Show and Tell, Weird Harvest, Tooth and Nail y Flash asegurarás tener las criaturas adecuadas para responder a las malas intenciones de tus oponentes sobre tu comandante. Hechizos de soporte como Rysthic Study, Sylvan Library y Mana Reflection ayudarán con nuestro maná y nuestra mano. Obviamente, una base de maná optimizada llena de fetchlands también ayuda.

Ya por último les quiero recordar a mis amables lectores: commander es un formato para divertirse, politizar, experimentar y expresar nuestra creatividad.
¡Gracias por haber llegado hasta aquí y no olviden seguir a Landfall en sus redes sociales!

¿Te gusta nuestro contenido? Apoyanos en nuestro Patreon!
A %d blogueros les gusta esto: