El juego mental en Magic

Feb 8, 2017Lightning Bolt en la Cara7 comments

Algunas veces las personas hacen lo que queramos. Otras veces, simplemente ignoran lo que queremos que hagan. Y otras veces simplemente nos contradicen.

¿Que es lo que hace a una persona tan persuasiva? ¿Por que algunas personas son tan buenas jugando con las mentes de otros? ¿Son los juegos mentales inmorales?

Para poder entender la moralidad de la persuasión, necesitamos ser capaces de distinguir cuando es inapropiado competir y cuando debemos cooperar. Este tema podría ser suficiente para escribir un libro, pero dado el espacio con el que cuento, tendremos que conformarnos con una explicación simplificada.

Cuando jugamos Magic en cualquiera de sus formatos el ¨Bluff¨ es un elemento importante que muchas veces es mal interpretado o no es usado correctamente. Bluffear es ¨sugerirle¨ a tu oponente que tienes algo que en realidad no posees, o que no tienes algo que si tienes. Es básicamente confundir a tu oponente ¨ayudándolo¨a ver algo que no esta ahí.

Un bluffeo clásico va más o menos así: nuestro oponente ataca con su Cylian elf 2/2, nosotros tenemos una Tower Gargoyle 4/4, pero no bloqueamos por que asumimos tal vez que nuestro oponente tiene
algo como Resounding Roar o un Sigil Blessing en la mano ¿por que otra razón nuestro oponente en su situación atacaría con un Cylian elf?

Ahora, aquí es donde comienza el juego: ¿qué tal si nuestro oponente no tenía ninguna de esas dos cartas en mano? ¿Qué tal si él sabía que no bloquearíamos por que no arriesgaríamos nuestra criatura solo para bloquear un Cylian elf?

Aquí es donde el juego mental puede jugar un papel importante en el resultado de una partida. ¿Qué pasa si nos dimos cuenta del juego de nuestro oponente y simplemente bloqueamos? pero, también cabe la otra posibilidad de que nuestro oponente sea un artista del bluff y en último momento decida no atacar, pasando ese turno, para luego robar una carta y atacar con todo al siguiente, creándonos la duda de si ahora robo alguna de dichas cartas u otra que le dé una ventaja que pueda cambiar el resultado del juego.

Cada turno y cada jugada añade una capa más de complejidad al juego mental que desarrollamos paralelo a nuestra partida. Pero siempre se resume que tan bueno seamos leyendo a  nuestros oponentes.

Cuando leemos a nuestro oponente, hay una serie de técnicas que creo son de bastante ayuda. Una situación común es por ejemplo cuando tenemos dos hechizos y no estamos seguros de en qué orden deberíamos jugarlos; si nuestro oponente tiene un Counterspell, queremos jugar posiblemente la carta más ¨débil¨ primero, pero si no es así abriríamos la jugada con la carta más ¨fuerte¨.

En una situación así, deberíamos parar por un segundo, mirar a nuestro oponente y pensar ¿qué está haciendo en este momento?

SI está concentrado viendo su mano a medida que jugamos y cambiamos fases, es una situación totalmente distinta a cuando solo está concentrado en nuestras cartas y jugadas. Es aquí donde es útil recopilar información sobre las respuestas habituales de nuestro oponente.

Por ejemplo, debemos estudiar como nuestros oponentes se comportan cuando roban sus cartas. ¿Puedes detectar un poco de emoción cuando roba? ¿Juega más rápido? o ¿solo roba y dice ¨dale¨? Fijándonos en detalles pequeños construiremos nuestra pequeña base de datos sobre su comportamiento. Algunas personas reaccionan de forma consistente fingiendo pena cuando roban la carta que necesitan para cerrar el juego o viceversa actúan como si hubieran ganado el juego cuando solo tienen una tierra en mano (nunca olvidemos que la conducta pasada ayuda a predecir la conducta futura).

Debemos estudiar el lenguaje corporal del oponente y comenzar a catalogar que significa cada reacción. ¿Roba y comienza a revolver sus cartas en la mano frenéticamente? ¿Simplemente te da el pase luego de que le destruyeras sus generadores de mana en los primeros turnos?

Si aprendemos a leer bien a nuestro oponente estamos listos para la siguiente fase, hacerlos jugar nuestro juego. Antes de pasar a explicar esto, me gustaría dejar en claro que en Magic no existen las ¨grandes jugadas¨ o las jugadas heroicas que te permiten quedarte con la victoria donde otro jugador hubiera perdido. Cada jugada ejecutada correctamente lo único que hace es simplemente darnos un mayor grado de ventaja que inclinará la balanza hacia nuestra victoria.

Por otra parte no todo se trata de ¨leer¨ a nuestros oponentes, nosotros también estaremos siendo constantemente analizados (claro al menos que juguemos con alguien con el CI de una papa), cuando estamos jugando el juego mental de Magic tenemos que saber utilizar nuestras técnicas de ¨contra inteligencia ¨para evitar que nuestro oponente logre identificar que estamos haciendo al mismo tiempo que tratamos de identificar que está jugando y lo más importante… hacerlo jugar NUESTRO juego.

Lo primero que debemos hacer es (redoble de tambores): No leer los hechizos que robamos… Si, se que suena simple pero es un elemento importante. Siempre vemos cuando alguien roba una carta la mira, la lee y la pone en su mano y luego comienza a barajarla en su mano ( como si eso evitara que sepamos si robo algo bueno o no), es en este momento donde debemos poner atención a los pequeños detalles, cuando un jugador roba algo como un Profane Command su reacción por  lo general será darle una pequeña lectura antes de ponerla en su mano, no así cuando roba una tierra. Si empezamos a practicar en poco tiempo podemos identificar cuando nuestro oponente roba algo de utilidad y de la misma forma debemos prevenir que nuestro oponente haga lo mismo con nosotros, para esto debemos hacer algo muy simple ¨CONOCER NUESTROS MAZOS¨, Magic es un juego que requiere tiempo y dedicación como cualquier otro hobby. ¿Tienes una carta con un texto enorme? ¿Debes leerla cada vez que la robas para jugarla correctamente? date un tiempo antes de la partida y estudia tus cartas, memorízalas, debes ser capaz de saber que carta es y que hace apenas la robas, el ideal es lograr identificarla con la misma velocidad que identificamos una tierra al robarla, de esta manera nuestras reacciones serán casi imposibles de leer para nuestro contrincante, ya que prácticamente no existirá diferencia entre nuestra reacción ante una carta útil y una simple tierra. Cabe destacar que este tipo de reacciones (leer la carta luego de robarla) casi siempre pueden ser vistas en jugadores que son asiduos al netdeckeo, ya que simplemente están jugando la lista de alguien más y por lo general solo conocen en profundidad las cartas centrales de la estrategia del mazo y no las secundarias o de ¨apoyo¨, si eres uno de estos jugadores con mayor razón debes dedicarle un tiempo a estudiar todas y cada una de las cartas en el mazo.

El segundo punto va en directa relación con el primero: DEBEMOS CREAR IMÁGENES MENTALES, ¿Cuantas veces te has visto haciendo lo siguiente? tu oponente está apunto de armar una jugada que podría ponerlo en el camino a la victoria y comienzas a mirar rápidamente tu mano para ver si puedes evitar la situación o aminorar el peligro de esta. Al realizar este acto tan simple estamos diciéndole a nuestro oponente que nos esta poniendo en riesgo y que puede tomar la ventaja con su siguiente jugada. Para evitar esto, debemos siempre tener una imagen mental de lo que tenemos de manera que no debamos recurrir a mirar frenéticamente nuestra mano para saber si podemos responder a la jugada de nuestro oponente. para esto otra vez necesitaremos conocer cada una de las cartas en nuestro mazo y saber como estas interactúan entre ellas.

Tercer punto: ENTREGA INFORMACIÓN ERRÓNEA CONSTANTEMENTE, supongamos que juegas un Tarmogoyf en tu mazo ¿ que crees que pensará tu oponente cuando robes una carta e inmediatamente chequees el cementerio? esto es tan solo un ejemplo, pero ilustra perfectamente como podemos entregar información a nuestro oponente mediante nuestras acciones. Teniendo en mente el ejemplo del Tarmo, hay dos formas de engañar a nuestro oponente, la más fácil: simplemente chequea el cementerio cada cierto tiempo después de robar una carta, la segunda y la que requiere un mayor expertise, es llevar un control mental del estado del cementerio, simplemente piensa en lo desbalanceante que es encontrarte con un Tarmogoyf cuando nunca tuviste ni siquiera una pista de que estaba a la vuelta de la esquina. Esto es replicable para cualquier carta o jugada que requiera cierto nivel de interacción con la mesa o chequear el estado de esta constantemente, simplemente repite dichas interacciones o chequeos de estado de manera regular o si tienes el expertise necesario reduce la interacción física con la mesa al mínimo.

Obviamente todo lo expuesto hasta acá son tan solo algunas de las situaciones que se pueden presentar mientras jugamos, el fin de esto es simplemente destacar lo importante que puede ser mantener una conducta constante mientras jugamos y eliminar las pequeñas ¨muletillas¨ que le pueden entregar información a nuestro oponente y obviamente aprender a darnos cuenta de estas en nuestro oponente y utilizarlas a nuestra ventaja para acercarnos a la victoria.

Los dejo invitados a comentar y participar. ¿como haces tu para influenciar en el juego de tus oponentes?

 

A %d blogueros les gusta esto: