Los más futboleros recordarán que en el mundial de fútbol de 2010, Brasil -dueño de casa- era uno de los candidatos seguros a ganar el mundial, y en octavos de final le tocó jugar con Chile, que lo tuvo bajo las cuerdas, quedando eliminada la selección chilena por penales. Lo que más se recuerda de ese partido es un travesaño casi terminando el partido acertado por el delantero chileno Mauricio Pinilla, acción que el mismo delantero se tatuó en el cuerpo. En semifinales Brasil caería 7-1 contra Alemania, cada gol devaluaba aún más el tatuaje y el travesaño de Pinilla, al punto que el jugador terminó borrandolo.


Me remito a esta historia futbolística porque a Commander 2019 le pasó lo mismo, fue relativamente una buena edición hasta que salió la edición Throne of Eldraine junto los decks de Brawl, situación que me hace replantear todas las críticas que he hecho hace años a la forma de como Wotc alimenta commander. 

Commander 2019 en términos generales fue una buena edición, Wotc y el comité que diseñó dichos mazos se hicieron cargo de varias de las críticas las cuales constantemente venían recibiendo los mazos commander: en términos generales hubo una mejoría en las bases de maná, los comandantes secundarios dan la posibilidad de armar mazos con estrategias distintas, hubo buena calidad de re-prints, salieron cartas puntuales para una gran mayoría de las estrategias, entre otras características positivas. Además, desde mi punto de vista, había dos mazos que estaban llamados a ser muy amenos para jugadores nuevos, a fin que fuesen su puerta de entrada al formato y dos más complejos que fueran un desafío de mejorar para los jugadores más experimentados, por tanto la edición en términos generales cumplía y era mejor que la de los últimos años.



La llegada de Eldraine junto con los mazos Brawl, hizo que rápidamente Commander 2019 pasará al olvido, que se devaluara completamente como edición. Desde detalles pequeños como que la command tower viene con un nuevo diseño hasta otros mucho más significativos, los cuales paso a explicar: 

Partamos por lo principal y más obvio, los cuatro comandantes de los decks de Brawl junto a algunas legendarias de la edición como Kenrith, the Returned King son mejores que cualquier legendaria de la edición de commander salvo K’rrik, Son of Yawgmoth . Esto no puede ser, en más de un artículo y capítulo del podcast he criticado el hecho que los comandantes de una edición de commander no sean las legendarias que marquen la pauta del meta, como lo era antes, no puede ser que los comandantes de la edición principal del formato pasen sin pena ni gloria. No estoy diciendo que no vean juego, pero no son determinantes en el meta, como si lo fue con otras ediciones de commander, 2011, 2013 y para qué hablar de los partners.

Cartas determinantes: dejando de lado las cartas legendarias, en commander 2019 tenemos buenas cartas para el formato, tales como Sanctum of Eternity, Leadership Vacuum , Road to Return y Dockside Extortionist entre otras, pero ninguna tan determinante como Arcane Signet , que es el mejor staple para commander desde command tower, como es posible que venga en los decks brawl y no commander.

Ahondando en las críticas, los mazos preconstruidos de Commander, sea cual sea el año, deben ser puntos de anclaje para jugadores de todo nivel de experiencia al formato.
El propósito del producto es presentar un compacto mazo que permita la entrada a este vasto formato en el caso de jugadores nuevos, mientras que por otro lado puedan ser diseñadas cartas nuevas para jugadores establecidos de Commander. Es debido a esto, que en este producto se debieran encontrar tanto staples nuevos (como Dockside Extortionist), como comandantes con nivel de poder algo más avanzados. (ya que están diseñados específicamente para el formato).

Si bien esto fue cierto en ediciones pasadas, con comandantes que fueron prevalentes por muchos años posteriores a su impresión, entre los cuales algunos siguen siendo jugados hasta el dia de hoy (Animar, Prossh, Marath, Teferi, etc…), uno no debe ver más allá de su meta local, para percatarse que los de años más recientes (2017, 2018 y ahora 2019) son bastante más ausentes a pesar de ser productos recientes.

El problema solo empeora, cuando las ediciones de Standard han estado imprimiendo cartas forzadas para el formato de Commander, en particular con la identidad de 5 colores.
Si bien recibir cartas nuevas para el formato siempre es bueno, sin importar el producto de origen, las expectativas para aquel que está supuestamente desarrollado para Commander siempre son más altas, ya que es la única posibilidad anual de introducir mecánicas nuevas que no podrían ser aplicadas a formatos 1vs1, como Experience, Partner, Eminence, entre otras.

El descontento general solo se ve alimentado, cuando presentan los preconstruidos de Brawl, y resulta que contienen un nuevo Staple general para EDH, además de criaturas legendarias que a simple vista, se ven más atractivas tanto a nivel de poder, como en libertad para construcción de mazos.
Mientras que las criaturas legendarias que provee Throne of Eldraine, tanto en el set base como en sus mazos de Brawl, permiten una amplia gama de creatividad al momento de construir los mazos, aquellos que vienen en Commander 2019, 2017 y hasta cierto punto 2018, tienen “build-around mechanics” que no puedes ignorar, y eso afecta el nivel general tanto del jugador como el potencial del comandante en sí.

Kadena por ejemplo, no requiere mucho para ser mejorada, debido a cómo funcionan sus habilidades es tan simple como incluir los mejores “morph” que ofrece el juego, y luego armar un soporte general con sus colores para protección e interacción.
Por otro lado, Chulane a tan solo días de ser spoileado tenía una gran cantidad de decklists diferentes en torno a él, Flash-Rector, Druid Tribal, FoodChain, Alluren con Intruder Alarm , entre varios otros.

Mientras se redacta la presente crítica Wotc ha anunciado un sinfín de productos para commander para el próximo año, los cuales analizamos y criticamos en este video, pero a modo de resumen, me vuelve la duda, si los mazos son la forma adecuada de alimentar el formato, (saldrán nueve algunos con solo tres cartas nuevas), creo que una sola edición de 4-5 mazos al año está bien si se le acompaña con un producto complementario, en especial para que la edición no pierda su misión de ser una puerta introductoria al formato para jugadores nuevos, y si los jugadores que ya están dentro del formato no están considerados en dichas ediciones, un producto complementario es ideal, desde hace tiempo que venimos proponiendo que exista un set anual de comandantes, un paquete con comandantes que otorguen a los jugadores la libertad de armar como quisieran, Commander Legacy responde a algo similar.


Así que sin más que decir me despido en esta ocasión, recuerden que nos pueden seguir en nuestro fan page de facebook, también en nuestro twitter, Instagram, patreon y también en nuestro canal de youtube donde siempre hay novedades.

¿Te gusta nuestro contenido? Apoyanos en nuestro Patreon!
A %d blogueros les gusta esto: