Estimados comandantes, esperando que hayan tenido un excelente cierre de año, les comento que he estado leyendo harto sobre el formato, me llegaron algunos libros y fui aceptado en algunos foros extranjeros por lo tanto durante el año iré haciendo feedback de aquellos conocimientos con el espacio que tengo acá en Landfall.

Es cierto que en Landfall tuvimos un 2017 bastante exitoso, no solo duplicamos la cantidad de seguidores, sino que aprendimos de nuestros errores, modificamos visualmente la página, entre otros. Este 2018 se partió con muchas ganas, primero buscando nuevos colaboradores. Respecto a eso me gustaría acotar que tanto Landfall como Commander se debe a la gente entusiasta que adora el formato, atingente a lo anterior es lo que les expongo como lectura en esta entrega, una traducción que hice de un prologo de un libro de Commander que estoy leyendo, el prologo lo escribió el mismísimo Sheldon Menery, ex juez nivel 5, escritor en varios sitios especializados de Magic, promotor incondicional de Commander y  miembro del  Commander Rules Committee.

Commander como ejemplo

Commander es el mejor ejemplo en Magic, tal vez en la totalidad de los juegos, de un trabajo comunitario. Si bien pudo haber comenzado en los humildes confines de un increíble grupo de jugadores en Anchorage, Alaska antes de mudarse a mi igualmente humilde e increíble grupo en Virginia, su alta contagiosidad solo puede atribuirse a su base de seguidores, a personas lo suficientemente motivadas y lo suficientemente hábiles para expandir la palabra. De pensadores proactivos como Gavin Duggan (quien tuvo la idea de formar el Comité de Reglas para guiar el formato); a los defensores incondicionales de las reglas establecidas como Toby Elliott; a escritores entusiastas como Bennie Smith, Sean McKeown y Uriah Oxford; a lo que se reduce el formato siempre es a personas, personas que aman tanto que solo pueden imaginar un mundo en el que es compartido con sus amigos.

Hubo algunos golpes de suerte en el camino. Mi amigo de toda la vida, el entonces Director de Torneos de DCI (ahora miembro del Comité de Reglas) Scott Larabee, me estaba buscando después de un largo día de Pro Tour solo para presentarnos “este nuevo y loco formato” a algunos miembros de mi comunidad de jueces, amigos que aún no se habían contagiado. Decidió sentarse, enfocarse de inmediato y se convirtió en el principal responsable de presentar el formato en la oficina de Wizards of the Coast. Al igual que en cualquier otro lugar que se introdujo, se propagó. Pronto, el Director de Investigación y Desarrollo de WOTC,  Aaron Forsythe fue uno de los contagiados, y el formato despegó, como si estuviese en una carrera.

Sheldon Menery, Juez de la final del Pro-Tour de Chicago

La mayor parte del crédito por la difusión de nuestro evangelio particular pertenece a los miembros dedicados del Programa de Jueces. Ya eran embajadores expertos y representantes de la comunidad, el formato simplemente se etiquetó a lo largo de sus cruzadas Mágicas. La lista de nombres es demasiado larga para mencionarla. Su actitud, su celo y su disposición a llevar el formato a donde quiera que fueran, desde el FNM local, el Grand Prix, el proselitismo a cualquiera que estuviese en el área de Eventos Públicos en el Pro Tour, trabajo que fue fundamental en el ascenso meteórico del formato.

Dos cosas que han hecho que el formato sea exitoso, son que no hemos tratado de desarrollar y hacer todas las cosas para el resto y que lo hemos mantenido intencionalmente diferente de otros formatos. Nuestra estridente renuencia a someternos a una mentalidad competitiva, evitando que el formato se vuelva alt-Vintage, lo ha mantenido saludable. Al proporcionar una lista de cartas baneadas que trata de tener a raya a las mentes más perversas y una filosofía que permite a los grupos locales tenerla como una letra rectora, ha sido una receta para el éxito. Los críticos pueden decir que hemos crecido demasiado a pesar de tener un enfoque que va desde abajo hacia arriba, que se preocupa constantemente de sus bases y cimientos,  pero esos críticos están equivocados. Es exactamente lo que evitó que las cosas se vuelvan obsoletas. Es exactamente lo que mantiene el formato accesible para los nuevos jugadores. Es exactamente lo que ha llevado a nuestra popularidad.

Entonces, en este prólogo del Comandante, ¿cómo llevaremos al formato hacia adelante? La respuesta simple: no entrometerse mucho con él. El formato es una obra de arte, y el arte no es algo para ser agarrado en un dominio absoluto y forzado a someterse. Es algo que hay que cuidar cuidadosamente, empujar en la dirección correcta. Es un árbol de bonsai que seguiremos alimentando, el agua y creando con amor en algo perpetuamente increíble.

Los invitamos a comentar, compartir y participar.

Clown

 

¿Te gusta nuestro contenido? Apoyanos en nuestro Patreon!
A %d blogueros les gusta esto: