https://www.pineclubgolf.com/ Cambiando el destino: Niko Aris | Landfall: Commander en Español

Hoy les vamos a contar la historia de Niko Aris, un planeswalker no binario que nació en Theros con poderes para conjurar espejos capaces de atrapar a sus objetivos temporalmente y con extraordinarias habilidades de lanzamiento de la jabalina.

La profecía

“Será une campeone invicte, nunca fallará y nunca perderá.” decretó el oráculo respecto al destino de Niko Aris, con lo que el camino de su vida quedó escrito en piedra.

Todos los días de su vida Niko vivía disciplinadamente y nunca dejó de entrenar el lanzamiento de la jabalina. Como fue profetizado, nunca fallaba al blanco y no fue derrotado. Su nombre ya era conocido en su ciudad natal de Meletis, e incluso en todo Theros, cuando fue a competir a los juegos Akronienses. Niko se cuestionó el camino de su vida y se concluyó en que era un sinsentido, por lo que decidió desafiar al destino en esa icónica competencia. Cuando llegó su turno, falló su lanzamiento a propósito.

Al fallar su lanzamiento el destino que estaba escrito para Niko fue desobedecido, lo que a Klothys, God of Destiny le pareció una afrenta directa cuando salió del inframundo en los eventos de Theros más allá de la muerte. Tal y como hizo con Elspeth, envió a sus agentes para evitar que se desviaran del destino que ya estaba escrito para ellos a como dé lugar.

El agente que envió a rectificar a Niko fue fácilmente sorprendido por los espejos que conjuró, atrapándolo en uno de estos. En este momento, Niko tuvo una revelación: El destino es una mentira, puede ir a donde sea solo con proponérselo. Y justo en este momento, la chispa de Niko se encendió.

Tierras desconocidas

Niko apareció en un lugar lleno de nieve donde hacía mucho frío, para lo cual no llevaba la ropa apropiada. Niko había caminado inintencionalmente a Kaldheim, donde el grupo de Fynn, the fangbearer lo encontró y ayudó a salir de la intemperie donde apareció. Niko acompañó al grupo en la búsqueda de significado de las visiones que Fynn tenía, para lo cual acudieron a un grupo de buscapreagios en Jutmaw.

En este lugar es donde Niko conoce por primera vez a una diosa de Kaldheim, ya que Birgi, God of Storytelling está contando historias y le llama la atención que alguien no está escuchándola como es costumbre. Notando que no es de estas tierras, manipula a quienes están presentes para que empiecen a luchar solo para mostrarle a Niko cómo es la gente aquí. En medio de la pelea Niko nota que dos Valkirias llegan al lugar, un indicador de que se avecina la muerte de alguien. En su afán de cambiar el destino, Niko atrapa a una de ellas en uno de sus espejos conjurados.

Fynn estaba conversando con Orhaft, xl buscapresagios a quien buscaban, acerca de sus visiones cuando aparece Niko, quien interrumpe esta conversación para informarles de la pelea que se originó. La visión de Fynn relacionaba a Niko con la destrucción en Jutmaw, mientras que la de Orhaft le relacionaba con la destrucción en Starheim. Por ello, Orhaft culpa a Niko y le dice que por donde pasaba la destrucción le seguía. En una nueva oposición al destino y para probar que estaba equivocadx, Niko se ofreció para viajar a Starheim para advertir del peligro que se les avecinaba. Orhaft aceptó abrir un camino de presagio para que Niko llegara a Starheim, siendo apoyadx en ello por la Valkiria a quien capturó Niko en el espejo.

El viaje a Starheim

Niko llegó a Starheim, un lugar donde estaba todo nevado pero la temperatura era ideal. Recordó que este lugar es la cima del árbol del mundo, y al ver la cúspide notó que era gloriosa e iluminada. Este lugar era el paraíso a donde anhelaban llegar los habitantes de Bretagard, y Niko entendía perfectamente por qué. En la base había un salón donde Niko encontró a personajes de los que escuchó historias en Jutmaw en medio de un festín, quienes lo celebraron por llegar a Starheim. Sin embargo, Niko buscaba hablar con las Valkirias para dar su advertencia, por lo que los dejó para ir hacia el árbol.

En el las ramas de la copa del árbol estaban las valkirias posándose, y al ver a Niko pensaron que era uno de los héroes en el festín, por lo que le dijeron que volviera de dónde venía, sin dejarle hablar. Sin embargo, Niko fue amenazante y les dio la advertencia por la que vino: Koma, Cosmos Serpent iba a aparecer y consumir todo Starheim si no lograban detenerla. Además, para que le creyeran, les dijo que había atrapado a una Valkiria en combate.

Las valkirias no hicieron caso a Niko ni le creyeron lo que decía, y le dijeron que nada pasaba desapercibido de sus ojos. De pronto la valkiria que se escapó de la pelea en Jutmaw apareció y lo culpó de la muerte de la otra, además de considerarlo un insolente al interrumpir su juicio. Cuando discutían cómo castigar a Niko, la Valkiria que estuvo atrapada en el espejo de Niko apareció y los ánimos se calmaron. Parecía que al fin considerarían la advertencia de Niko, hasta que todo entró en caos cuando múltiples caminos de presagio aparecieron en el cielo y Koma entró a Starheim por uno de ellos.

La Batalla de Kaldheim

Niko notó que las valkirias no tenían estructura jerárquica, por lo que nadie tuvo la iniciativa de saber qué hacer. Por ello, tomó las riendas y les pidió ayuda para luchar contra Koma para enviarla de vuelta por el camino del que salió. Las habilidades de lanzamiento de jabalina junto a su poder de hacer desaparecer y aparecer valkirias mediante sus espejos fueron fundamentales para pelear contra Koma, y juntos lograron enviar a Koma por el camino por el que vino. Sin embargo, Niko y las valkirias también atravesaron este portal.

Todos llegaron de vuelta a Bretagrad, donde se desarrollaba la gran batalla por Kaldheim entre las razas que habitaban este plano. Una vez ahí, Koma tomó otro portal en dirección a Karfell, mientras que las valkirias y Niko permanecieron en Bretagrad donde apoyaron a los humanos, elfos y enanos en contra de los demonios y los dragur. Es aquí donde Niko conoce a otros planeswalkers, Kaya y Tyvar, quienes eran parte de esta batalla.

La batalla concluye cuando Kaya logra derrotar a Varragoth, líder de los demonios, mediante un hachazo en la garganta. Con esto, las fuerzas hostiles pierden su liderazgo y huyen de la batalla. Después de la batalla, Niko escucha a Kaya hablar de algo más allá de los reinos, con lo que Niko pregunta si uno de estos planos se llama Theros. Con ello, Kaya entiende que Niko es un planeswalker y le dice que tienen mucho de que hablar.

¿Te gusta nuestro contenido? Apoyanos en nuestro Patreon!
A %d blogueros les gusta esto: