¡Hola comandantes! ¿Cómo están? Mi nombre es Nicolás y en mi primera entrega de construcción de mazos para Commander LandFall en español les presento un mazo con temática económica para estos momentos difíciles que estamos viviendo todos. También creo que favorecerá a aquellos jugadores con menor colección de cartas y/o jugadores que estén empezando sus andadas en el formato. Se trata de un mazo gruul rampeo con Radha, Corazón de Keld (Radha, Heart of Keld) como comandante. La vieja y conocida Radha, nuevamente entre nosotros.

La consiga que seguí para la temática es que ninguna carta supere los 15 dólares. Se plantea un desafío, ya que las cartas que agregaríamos de inmediato son aquellas que valen más, como el Oráculo de Mul Daya (Oracle of Mul Daya) o Exploración (Exploration). Recalco la temática económica dado que considero que Commander abre demasiado el juego para quedarnos únicamente en los “staples” caros e ir más allá en nuestra construcción de mazos (para aquellos que no conozcan el término, “staple” hace referencia a diferentes cartas icónicas de los distintos arquetipos, que hay en el mundo de Magic, que deberían ir sí o sí en el mazo). Sin dudas que ante mazos con todos esos “staples” se nos plantean partidos más que difíciles, pero si mantenemos el poder balanceado de los mazos saldrán partidas increíbles. Aunque…, quién sabe, a lo mejor le ganamos al mazo “full staples”.

Mi objetivo es ese, plantear alternativas de mazos y promover un formato de Commander por fuera de los “staples” caros. Vuelvo a diferenciar caros de baratos porque sin algunos de ellos no podríamos construir algo que funcione y sea divertido. Cartas como Cazadora de Krufix (Courser of Kruphix) o Colmilloespada descontrolado (Wayward Swordtooth), consideradas “staples” verdes en mazos de rampeo, que sin ellas el mazo sería mucho más difícil de armar. Por eso, siguiendo la consigna de los 15 dólares, me parece un posible equilibrio a desarrollar.

En esta versión, desde mi punto de vista, Radha plantea una estrategia lineal desde el principio. Dicha estrategia es, sencillamente, meter la mayor cantidad de tierras posible por turno en el campo de batalla, ya que te permite jugar las mismas desde el tope de tu biblioteca, para tratar de utilizar al máximo su habilidad activada que hace que nuestro comandante se convierta constantemente en un peligro porque obtiene +1 +1 por cada tierra que controlamos. Y si conseguimos que arrolle, sumado al dañar primero que trae la carta durante nuestro turno, dejará de ser un peligro para pasar a ser una amenaza constante en cada uno de nuestro posibles ataques. A su vez, la idea es tratar de sacar beneficio de su habilidad pasiva, que nos permite mirar en cualquier momento la carta que se encuentre en el tope de nuestra biblioteca.

Para conseguir meter tierras frenéticamente en el campo de batalla vamos a usar hechizos como Cultivar (Cultivate), Crecimiento exuberante (Rampant Growth) o Andanzas lejanas (Far Wanderings) entre otros. Y para meter más de una tierra por turno algunos de los hechizos que vamos a utilizar son Explorar (Explore), Hacia lo salvaje (Into the Wilds) y la Dríada de los Bosques Ilyseos (Dryad of the Ilysian Grove). Lo bueno de todo esto es que, si matan a Radha una y otra vez, en principio, deberíamos tener siempre la posibilidad de volver a jugarla.

Entre algunas de las cartas que elegí para darle arrollar a nuestro comandante como al resto de las criaturas están: Alzamiento de Garruk (Garruk’s Uprising), Puro músculo (Brawn) y Nylea, diosa de la caza (Nylea, God of the Hunt). Elegí arrollar debido a que Radha puede llegar a tener tanto una fuerza como una resistencia impresionante y no queremos que nuestro oponente bloquee a nuestra enorme comandante sin recibir daño. Podría haber sido prisa, por ejemplo, pero arrollar me parece más oportuno y contundente.

Así mismo, para aprovechar esa pequeña ventaja de mirar siempre el tope, he seleccionado cartas que tengan el mismo efecto o parecido. Algunos ejemplos de cartas que juegan con el tope de la biblioteca rebelado son: Canalizadoras Mul Daya (Mul Daya Channelers) o Espía trasgo (Goblin Spy). También agregué cartas que nos benefician por poder saber qué hay en el tope de nuestra biblioteca como: Zoólogo (Zoologist), Llamado de la naturaleza (Call of the Wild), Chamán de familia (Bloodline Shaman) o Vidente de Hojas Doradas (Gilt-Leaf Seer), que permite manipular el orden de las dos primeras cartas de la biblioteca, entre otras.

Por último, en cuanto a esta táctica, hay cartas que permiten prácticamente las dos cosas. Dichas cartas son, por ejemplo: Frenesí experimental (Experimental Frenzy), Horda de Garruk (Garruk’s Horde) o Vivien, defensora de los monstruos (Vivien, Monsters’ Advocat). Si bien no es lo mismo ver cuando uno quiere el tope de la librería a jugar con el mismo rebelado, cuando lo tengamos rebelado condicionaremos las decisiones de nuestro oponente. Se encontrará en la posición de tener que elegir si desarrollar su estrategia o ser más conservador, todo dependerá de cómo evolucione la mesa. Sea como sea, a Radha no le importa la línea de juego enemiga, ella tiene muy claro qué debe hacer.

Para terminar y volviendo al tema de la consigna, creo que el mazo aún se podría abaratar un poco más y seguiría siendo tanto funcional como divertido. Los aliento a eso, a buscar alternativas en la construcción de mazos para esas cartas complicadas de conseguir. Commander es mucho más que cartas rotas.

 

Espero que les haya gustado y nos vemos en la próxima entrega de Commander “barato”. Recuerden que nos pueden seguir en nuestra fan page de Facebook, a través de nuestro TwitterInstagramPatreon y también en nuestro canal de Youtube donde siempre hay novedades.

¿Te gusta nuestro contenido? Apoyanos en nuestro Patreon!
A %d blogueros les gusta esto: