Los Fragmentados

Como biólogo, siempre me he sentido atraído por los seres vivos (mitológicos o reales) que forman sociedades complejas, tales como las abejas, las hormigas, las termitas, los zergs y en este caso, los fragmentados. En su mayoría, cuando hablamos de seres que forman una sociedad compleja nos referimos a animales que comparten objetivos en común y mediante el instinto de supervivencia.
En el caso de las hormigas y las abejas tenemos, por ejemplo, la reina encargada de generar descendencia, las obreras encargadas de mantenerla con vida, y los zánganos, quienes son los únicos machos de la especie y están encargados de fecundar a la reina, y otras clases y sub clases infértiles como las hormigas soldado u otras variantes de las obreras. Lo que lleva a estos animales a protegerse entre ellos, según los estudios que se han publicado en este tema (para más información puedes ir a Google scholar y buscar “hive mind”), es el instinto de supervivencia y descendencia. Así es, las obreras infértiles tienen instinto de descendencia. Esto se explica de manera genética, ya que cada una de sus hermanas obreras comparten al menos un 50% (o más) de sus genes, por lo que mantener vivas a dos hermanas significa mantener su reservorio genético en la población, y mantener viva a la reproductora significa asegurar la presencia de su reservorio por un largo tiempo. De esta manera, la sociedad toma forma y se estructura, donde pareciera que las obreras “pensarán” de igual manera que la reina, “obedeciendo” cada instinto que ésta tenga, llevando a lo que se conoce como una “Mente Colmena” o “Hive Mind” (HM por sus iniciales en inglés). Esta estructura organizada, también llamada “Superorganismo” ha dado pie a seres impresionantes de la ciencia ficción como los xenomorfos (de Alien), los Zerg (de StarCraft) y sí, criaturas de nuestro juego favorito, como los Fragmentados.

¿Qué es un fragmentado?

Los fragmentados son criaturas que comparten una mente colmena, organizados en colonias o colmenas y cada una de estas colonias presenta un líder, generalmente una reina. Digo generalmente, porque más adelante veremos excepciones.
La anatomía de estas criaturas es difusa. Los primeros fragmentados que vimos en la historia del multiverso aparecieron en el plano de Rath, cuando una misión de rescate llevó a la tripulación del Vientoligero a este plano en búsqueda de su capitana, Sisay. Rath se caracterizaba por contener una gran cantidad de Piedravariable, un material que variaba en su forma por medio de magia y ciencia. Poco se habla de los fragmentados, excepto que cuando llegaba uno nuevo, todos los demás adquirían formas similares a la de éste, aumentando su tamaño, desarrollando alas, afilando sus garras. Podemos observar esta descripción en cartas como Muscle Sliver, Talon Sliver y Might Sliver. A pesar de las singularidades en apariencia y forma de cada fragmentado, todos contaban con una anatomía común: una cabeza alargada protegida por una coraza, un cuerpo vertebrado recubierto en material duro y variable (como la Piedravariable, aunque no hay datos canónicos que respalden esta hipótesis que tengo), una cola larga en forma de látigo y al menos un brazo largo terminado en una sola garra.
(Dato curioso: de acuerdo a MTG Wiki, el diseño de los fragmentados está inspirado en la carta Plague Rats de la edición Alpha, en el sentido de “mientras más cartas de estas tengo en juego, mejor se pone cada una”)

Fragmentados: Primera aparición

Los fragmentados han jugado papeles secundarios en gran parte de la historia del multiverso, desde lo transcurrido en Rath y gran parte de lo transcurrido durante y después de la invasión phyrexiana en Dominaria.
En el plano de Rath, donde se vieron por primera vez, simplemente “estaban”. Se dice que Volrath (hermano adoptivo de Gerrard, de quien hablaré en su momento de la columna, cuando veamos la historia de Vientoligero) los modificó genéticamente, aunque no se dan razones para estas modificaciones. Incluso intentó crear fragmentados artificiales para entrenarlos para defender su fortaleza, los Metallic Sliver, pero estos eran una pobre imitación de lo real sin las habilidades innatas de compartir con la colmena sus poderes.
Volrath utilizó a la colmena de fragmentados para proteger y guardar el Legado luego de robárselo a la tripulación del Vientoligero, y para atacar al barco y sus tripulantes mientras éstos intentaban recuperar su tesoro perdido y su capitana. Fue gracias a Hanna, quien entendió la manera en que funcionaba la mente colmena de los fragmentados que pudieron derrotarlos en el Horno de Rath:


Posteriormente Karn, con su corazón puro y pacifista, logró convencer a la Reina de los Fragmentados de que les devolviera el Legado, haciéndole entender que esos artefactos eran parte de él, de la misma manera que los fragmentados eran parte de ella.

Una vez que la tripulación del Vientoligero volvió a Dominaria, las ediciones fueron dejando en el olvido a los fragmentados, hasta que sucedió la invasión phyrexiana. La segunda fase de esta invasión contemplaba la superposición de los planos de Rath y de Dominaria, desplegando las tropas phyrexianas que se encontraban en Rath desde Urborg hacia todo el plano receptor. Gran parte de los fragmentados murieron al materializarse dentro de un volcán y luego el resto fueron asesinados durante las batallas subsecuentes de Invasión.

Resurgimiento: Los fragmentados de Otaria

Tiempo después, cientos de años después de la batalla de Invasión en la que los bosques y volcanes de Urborg se convirtieron en pantanos llenos de cadáveres y restos de máquinas, hechiceros del proyecto Resaca descubrieron fósiles de fragmentados en sus viajes por Otaria y desarrollaron la tecnología para resucitarlos con el fin de poder estudiarlos.

Estos hechiceros no entendieron la importancia de la Reina para los fragmentados y no la replicaron ni resucitaron, resultando en un descontrol frenético lleno de destrucción por la falta de una mente dominante.

Durante este tiempo, el Mirari, un artefacto de gran poder que causó una serie de guerras y luchas en todo el continente de Otaria, con su fuerza mágica hizo sentir a los fragmentados que “los llamaba”, como si fuera una mente nueva para la colmena. Las ondas mágicas del Mirari aceleraron el crecimiento de los fragmentados mientras los atraía. La mayoría de los fragmentados estuvieron en la batalla del Santuario y fueron asesinados por la explosión de magia que creó a Karona, False God. Sin embargo, un pequeño grupo de fragmentados sobrevivieron y se fusionaron entre sí, creando la máxima manifestación de la mente colmena: El Jefe Supremo de los Fragmentados (Sliver Overlord).

Fragmentados en la espiral del tiempo

Tiempo después del Apocalipsis, los fragmentados que sobrevivieron, junto con algunos traídos de líneas temporales alternativas fueron de las pocas criaturas que pudieron adaptarse al dañado plano de Dominaria, prosperando en él. Mientras otras especies competían por sobrevivencia en un mundo casi agotado de maná, los fragmentados continuaron multiplicándose y mutando en nuevas formas. Algunos de estos linajes imitaron rasgos de otras formas de vida del plano: los fragmentados vampíricos que adquirieron las habilidades del clan Sengir de vampiros, los fragmentados de piel de gemas que adoptaron los rasgos de las mitológicas aves del paraíso, capaces de crear maná desde ellos mismos, entre otros. Algunos fragmentados quedaron atrapados en la superposición interplanar entre Dominaria y Rath, obteniendo la habilidad de desvanecerse.

Sin la dominancia de la Reina, los enjambres de fragmentados arrasaron alrededor de todo el plano, siendo imparables cuando alcanzaban números lo suficientemente grandes para sobrepasar a las civilizaciones defensoras. Recordemos que estas criaturas sólo actuaban por impulso, sin maldad, sino que instinto, y sin una mente colmena que los dominara: sólo buscaban una nueva Reina.
Por un tiempo los caminantes Freyalise, Llanowar’s Fury y Lord Windgrace mantuvieron a los fragmentados fuera de sus reinos, y los que lograban traspasar sus fronteras eran domesticados y controlados. Hasta que el Rey Tejedor descifró la mente colmena de los fragmentados y logró ponerlos en contra de los caminantes, luego de que el Rey Tejedor fue destruido, se presume que los fragmentados ya no tienen un líder, lo que los debería mantener motivados en buscar una nueva Reina.

Los Fragmentados en el plano nómade

Por otra parte, en Shandalar, existe otro grupo de fragmentados, de origen desconocido y con formas diferentes a los fragmentados de Rath. En este grupo no hay reina, pero el Señor de la Colmena (Sliver Hivelord) sirve de mente para ellos.

Los fragmentados de Shandalar se caracterizan por tener tentáculos como los de una medusa que llevan sobre sus cabezas, una piel cubierta de placas quitinosas y utilizan un lenguaje de chirridos para comunicarse entre ellos. Los linajes de Shandalar se dividen en las razas menores, que tienen formas de bestias, con cola y garras singulares en sus brazos, y las razas superiores, que son bípedos y presentan rasgos de otras razas pensantes de Shandalar. Las razas superiores, además, tienen un mayor tamaño que las menores, siendo el Señor de la Colmena el fragmentado de mayor tamaño en el plano.

Fragmentados en el papel

Los Fragmentados han aparecido en las siguientes ediciones:
– Tempest (Tempestad): donde apareció un ciclo de comunes con coste {1}{color}, y un ciclo de infrecuentes con coste de {2}{color}, además de un fragmentado metálico de coste {1} que era común.
– Stronghold (Fortaleza): donde apareció un nuevo ciclo de infrecuentes con coste {color1}{color2} representando las 5 parejas de colores aliados. Además, apareció la carta Sliver Queen, la cual fue, por varios años, la única fragmentado legendaria.
– Legions (Legiones): donde aparecieron 15 cartas nuevas de fragmentados, además de la primera ficha de fragmentado.
– Scourge (Azote): En esta edición apareció el segundo fragmentado legendario: Sliver Overlord.
– Time Spiral (Espiral Temporal): Aparecen 26 nuevos fragmentados y las versiones “timeshifted” de dos fragmentados anteriores (Essence Sliver y Spined Sliver.
– Planar Chaos (Caos Planar): Aparecen 11 nuevos fragmentados, incluyendo 5 bicolores de colores enemigos, completando las cinco combinaciones faltantes.
– Future Sight (Visión Futura): Aparecen cartas que no son del tipo fragmentado que interactúan con fragmentados, como Sliversmith que crea fragmentados, o Vedalken Aethermage que devuelve fragmentados a la mano. Además, aparece una tercera carta legendaria de fragmentado: Sliver Legion, y un ciclo de 5 fragmentados monocolor comunes, con la particularidad de poseer una habilidad que hasta ahora no ha sido reimpresa en el juego: Lymph Sliver (Absorb X), Mesmeric Sliver (Fateseal X), Frenzy Sliver (Frenzy X), Homing Sliver (Slivercycling – única excepción a la regla), Virulent Sliver (Poisonous X – Reemplazado por infect posteriormente).
– Magic 2014: seis años más tarde, aparece un nuevo lanzamiento de fragmentados, con 5 raras, 3 infrecuentes y 6 comunes, representando a los fragmentados de Shandalar. Aquí tenemos un conjuro que crea fichas de fragmentados, y en los sobres de M14 puedes encontrar fichas de fragmentado con la forma humanoide de la edición. Esta forma es, en mi opinión, una aberración a la forma tradicional de los fragmentados. Los considero humanoides feos solamente, y es una lástima la oportunidad de arte que fue perdido en esa ocasión.
– Magic 2015: Aparece una tierra fragmentado (y no, no me refiero a mutavault), la Sliver Hive, la que se alza sobre los fragmentados de Shandalar diciendo “el arte original de los fragmentados es EL arte de los fragmentados” (o al menos así la veo yo). Además, en esta edición tenemos una nueva legendaria: Sliver Hivelord, y un ciclo de infrecuentes (uno de cada color) y una nueva ficha de fragmentado (que lamentablemente tiene el arte de los fragmentados de M14)

Hoy en día tenemos una gran diversidad de fragmentados, además de cuatro potenciales comandantes. De hecho, un mazo de fragmentados se puede armar con muchos estilos distintos y, al jugar los cinco colores, puedes tener estrategias combo, aggro, control, etc., según cómo quieras diseñarlo.
¿Y tú? ¿Cómo armarías un Commander de fragmentados? ¿Qué legendaria utilizarías para comandarlo?
¡No olvides incluir en los comentarios si quieres la historia de algún personaje del Multiverso!

A %d blogueros les gusta esto: