Buenos días comandantes a un nuevo articulo sobre el lore de Magic.

En esta ocasión vamos a ver la historia del renacimiento de Phyrexia, pero antes de empezar, es bueno conocer primero la historia de Mirrodin (Parte 1, Parte 2, Parte 3), ya que mucho de lo que sucede en Nueva Phyrexia se relaciona con lo que sucedió en Mirrodin. (yo asumiré, que al menos la ojearon.)

El lore que se muestra en este articulo fue publicado en su mayoría en la página de Wizards, también, aunque en el Mirrodin original hay referencias a Phyrexia, el final original de la historia de Mirrodin recibió un retcon grande cuando se volvió a visitar el plano. Pero dejemos ese detalle a un lado, y comencemos con la historia.

Infiltración

Desde el día de su creación, el plano de Mirrodin estuvo asediado por Phyrexia, ya que fuese por casualidad o por un designio cruel, Mirrodin era la cuna perfecta para el renacimiento de Phyrexia, ya que ambos mundos (Mirrodin y el mundo original de Phyrexia) eran muy similares, al ser planos hechos completamente de metal.

Al principio la presencia de Phyrexia en Mirrodin eran solamente pequeñas gotas de aceite esparcidas por el plano (Glistening Oil), pero estas contenían toda la información necesaria para reconstruir Phyrexia, y con el tiempo se mezclo con el metal, y formó el Mycosynth (Mycosynth Lattice), el cual era un hongo con la capacidad de convertir metal en orgánico y viceversa.

Luego cierto día por casualidad, Memnarch el guardián de Mirrodin se encontró con una gota de aceite, y sin pensarlo la limpio con su mano. Memnarch fue infectado, pero era demasiado poderoso para ser dominado, pero esa infección causo que perdiera su balance mental y comenzara a hacer planes para si mismo, diferentes a los que tenia pensado su creador, Karn.

Y mientras Memnarch comenzaba a realizar su visión para Mirrodin, el Mycosynth seguía esparciéndose por el plano, pero el guardián de Mirrodin detectó esto, y vio al hongo como una amenaza, por lo que parte de su atención siempre estuvo en detener su avance. Y Memnarch hizo un muy buen trabajo deteniendo al Mycosynth, ya que durante siglos el hongo solo logró que las especies orgánicas de Mirrodin desarrollaran parches metálicos en sus cuerpos, pero nunca logro dominarles, y siempre estuvo confinado a los rincones mas oscuros del plano.

Pero esto cambió luego de la derrota de Memnarch.

El Planeswalker Karn

El reinado de Memnarch sobre Mirrodin terminó cuando este fue derrotado por la elfa Glissa (Glissa Sunseker) y sus compañeros, lo cual permitió que el creador de Mirrodin (el planeswwalker Karn) pudiera regresar, y corrigiera los errores que había cometido Memnarch. Pero luego de esto todo fue de mal en peor.

Karn con la ayuda de Slobad (Slobad, Goblin Tinkerer) revivieron a la población de Mirrodin , y enviaron de vuelta a sus planos de origen, a quienes habían sido extraídos a la fuerza de hay para poblar Mirrodin por parte de Memnarch, pero no todos se fueron, ya que quienes habían nacido en Mirrodin, no fueron enviados a ninguna parte, y simplemente vieron a muchos de sus compañeros desaparecer.

Más tarde, Karn instauró a Glissa, Slobad y a Geth como guardianes de Mirrodin, mientra él investigaba las razones del porque Memnarch había enloquecido. Pero su tiempo como guardianes duro poco, ya que al volver a la superficie desde el núcleo de Mirrodin, se encontraron con el caos del desvanecimiento.

Alli, una horda de goblins en pánico por la desaparición de sus lideres los atacó, Slobad murió protegiendo a Glissa, y Geth se separó de ella. Glissa por su parte, decidió volver con los elfos Viridianos, pero ellos la culparon de todo lo que había sucedido (Glissa nunca tuvo la mejor relación con su propia gente, y quienes sabían que había pasado habían desaparecido), y la obligaron a huir. Sin mas a donde ir, ella decidió volver al núcleo de Mirrodin.

Geth (o la cabeza de Geth con pies mecánicos) volvió al Mephidross, y lo encontró en anarquía total, cada uno de sus habitantes tratando de coronarse como líder del lugar. El nigromante Geth había sido el líder del Mephidross durante mucho tiempo, pero en su estado actual no podía volver a serlo.

Entonces Geth fue contactado por extraños personajes quienes le ofrecieron un nuevo cuerpo, y su ayuda para que recuperara el control del Mephidross, a cambio pedirían su ayuda más tarde. Geth aceptó sin dudar y obtuvo su nuevo cuerpo. (Geth, Lord of the Vault).

Glissa mientras tanto, fue emboscada y gravemente herida en camino al núcleo, pero unas pequeñas criaturas la encontraron y la mantuvieron en animación suspendida cerca del núcleo.

El Mephidross y la Bóveda de los Susurros

Invasión Secreta

Durante décadas luego de la derrota de Memnarch, Phyrexia se mantuvo alejado de la superficie, y sus criaturas se dedicaron a reconstruir el espació debajo de la superficie de Mirrodin, allí encontraron a Glissa, y usaron toda la ira y resentimiento que ella tenia para corromperla y hacer que cambiara al lado de Phyrexia.

En la superficie mientras tanto, pensaron que todos los problemas habían acabado con la muerte de Memnarch y la desaparición de Glissa (ahora llamada Glissa la Traidora), por lo que la vida continuo su curso para los sobrevivientes, quienes se dedicaron a reconstruir y dejar todo lo sucedido en el pasado. Excepto por uno.

La gran mayoría de los trolls de Mirrodin, habían muerto en la guerra contra Memnarch o desaparecido luego de esta, por lo que los habitantes de Mirrodin los dieron como extintos. Pero hubo un troll que sobrevivió: Thrun.

Thrun sabia la verdad de lo sucedido, los actos heroicos de Glissa, la corrupción de Memnarch, y que aun existía un enemigo oculto bajo la superficie. Pero la tristeza y la culpa que sentía sobre todo lo que había sucedido, hizo que se convirtiera en un ermitaño, en lo profundo de los bosques de metal, alejado de todo.

Muchas décadas después, Thrun aun en su exilio, encontró en el bosque a una bebe humana que había sido abandonada, la niña no tenia rastros de metal en su cuerpo (a diferencia de las demás criaturas de Mirrodin) y por ello los humanos decidieron dejarla a su suerte. Thrun en cambio, decidió adoptar a la bebe y le dio el nombre de Melira.

Con esa decisión, Thrun también comenzó a cuestionarse, si su exilio había sido lo correcto.

Comienza la Guerra

Durante años la vida en la superficie fue pacifica , y las sociedades en Mirrodin volvieron a tener algo de prosperidad, por un tiempo.

Pero un siglo luego de la derrota de Memnarch, comenzaron a suceder hechos extraños.

Surgieron rumores de avistamientos de extraños seres metálicos, demonios salvajes que se dejaban ver solo por segundos antes de huir. Luego comenzaron a llegar reportes desde asentamientos lejanos, sobre ataques de horrores biomecánicos, un aceite negro, y una extraña enfermedad muy infecciosa.

Luego de los desastrosos primeros encuentros, los pueblos de Mirrodin aprendieron que con valor, habilidad y el cuidadoso confinamiento, estas criaturas podían ser derrotadas, y su infección contenida.

Pronto se crearon tácticas y estrategias para destruir a los horrores biomecanicos y contener sus daños. Los Myr, Golems y Niveladores que quedaron sin amo luego de la guerra con Memnarch, fueron reutilizados como fuerzas contra los monstruos, y por un tiempo las bestias mecánicas fueron expulsadas de vuelta a las cavernas de donde salieron.

Pero la victoria fue corta, ya que aunque las gentes de Mirrodin eran tenaces y adaptables, Phyrexia lo era aun más.

Pronto comenzaron a llegar reportes de escuadrones de bestias mecánicas dirigidas por criaturas de mayor rango e inteligencia, y de ataques que eran mucho más precisos y estratégicos.

Reportes de extraños brotes en los bosques, y sobre como el territorio cubierto por el pantano del Mephidross crecía cada día. Y luego, los exploradores a las lagunas de los soles de Mirrorin, volvieron con terribles noticias sobre un enorme ejercito de horrores que esperaba bajo la tierra.

Aquí es un buen momento para ver los dos trailers que Wizards hizo para el set de Scars of Mirrodin, uno para las Fuerzas de Mirrodin y otro para las Fuerzas de Phyrexia . Como dato curioso, hay podemos oír como suenan los phyrexianos.

Mirrodin Asediado

Aun cuando sabían que venia un ataque, los habitantes de Mirrodin fueron sorprendidos por la fuerza y la cantidad de los enemigos que surgieron del fondo del mundo. Horda tras horda de horrores mecánicos, surgían de la tierra para atacar a los defensores, e inevitablemente al final los hicieron romper filas.

Durante décadas, Phyrexia había estado reconstruyendo su civilización debajo de los pies de los habitantes de Mirrodin, volviéndose más fuertes cada día. También, mientras la Phyrexia ancestral únicamente se identificaba con el color de mana negro, gracias a la influencia de los soles de Mirrodin, la nueva Phyrexia tenia dominio sobre todos los colores de mana, abriéndole muchas más posibilidades para evolucionar.

Pero esta diversificación vino con un precio, ya que Phyrexia se dividió en facciones dependiendo de su identidad de mana, aunque por el momento se mantenían unidas por la misma causa, de conquistar el plano.

Los Preaetor, lideres de Phyrexia

Mientras tanto la guerra no fue muy bien para los habitantes de Mirrodin, el Lumengrid (Seat of the Synod) y la Gran Forja (Great Furnace) fueron conquistadas por Phyrexia al inicio de la guerra, ya que fueron construidas alrededor de las lagunas de los soles azul y rojo, y estas se volvieron las vías de salida de los ejércitos de Phyrexia.

El Mephidross había sido conquistado ya hace mucho tiempo, gracias a las acciones de Geth, y ahora era una fortaleza Phyrexiana en la superficie. En cuanto a los bosques los elfos Viridianos y los humanos Sylvok resistieron por un buen tiempo, pero fueron traicionados por uno de los suyos, y Glissa (quien peleaba ahora por Phyrexia) conquisto sus tierras.

Glissa, the Traitor (arte promo)

Por suerte no todos perecieron en los bosques, gracias a las acciones de Ezuri (Ezuri, Renegade Leader), quien logro rescatar a muchos elfos y humanos, y detono una bomba en Tel-Jilad (Tree of Tales), destruyéndolo y arrebatando a Phyrexia otra fortaleza.

En las planicies, los humanos Auriok, los Leonin y los Loxodon, lograron algunas victorias, y defendieron varios refugios como Taj-Nar (Ancient Den) y Bladehold, donde se encuentra la mayor cantidad de fuerzas de Mirrodin (Hero of Bladehold)

Mientras tanto en las montañas las tribus de los humanos Vulshok, libran una guerra de guerrillas contra los phyrexianos, y uno de ellos, el planeswalker Koth, juro no descansar hasta no destruir a Phyrexia.

La gente de Mirrodin peleo valientemente, pero pronto entendieron que estaban en el lado perdedor, ya que cada día las fuerzas de Phyrexia eran mayores, los muertos de Mirrodin eran convertidos en zombies metálicos, quienes eran infectados con el aceite oscuro, lenta pero inevitablemente morían, o se convertían en phyrexianos.

Y así Mirrodin fue vencido, los defensores que quedaban, se retiraron a los refugios y se convirtieron en la resistencia, tratando de sobrevivir, y al mismo tiempo causar el mayor daño posible al enemigo.

Koth, entendió la magnitud de la amenaza de Phyrexia, y salio a recorrer el multiverso, buscando la ayuda de otros planeswalkers. Thrun por su parte, terminó de entrenar a Melira (Melira, Sylvok Outcast), quien descubrió que no solo era inmune al aceite oscuro, también podía transmitir esa inmunidad a otros. Ambos partieron en la misión de ayudar a la resistencia, y descubrir una manera de salvar a Mirrodin (si es que aun existe).

¿Te gusta nuestro contenido? Apoyanos en nuestro Patreon!
A %d blogueros les gusta esto: