El nuevo plano de Ikoria es un lugar hostil lleno de cristales por doquier, los cuales misteriosamente brillan con la mayoría de los salvajes monstruos que viven en este cuando se acercan. Esto es de gran ayuda para los humanos ya que, teniendo cristales a mano, son capaces de prevenir un ataque y prepararse para este. En este mundo los asentamientos humanos deben mantenerse resguardados de estas bestias, ya que los asedian regularmente. Para eso, distintas ciudades han tomado políticas muy diferentes para sobrevivir. Hay 3 ciudades de las que sabemos en Ikoria: Bordelava, Puertoaereo y Drannith.

Bordelava es una ciudad que está literalmente dentro de un volcán activo, protegiéndose de amenazas del exterior al estar escondidos. Puertoaereo es una ciudad compuesta de globos, puentes de madera y cuerdas, haciendo lo posible por no mantenerse mucho tiempo en el mismo lugar. Ante amenazas muy grandes son capaces de dispersar los globos y así minimizar las pérdidas. Al ser una ciudad errante, funciona también como una ciudad donde el comercio es muy importante. Puertoaereo evita lo más posible el conflicto. La tercera ciudad es Drannith, una ciudad que se enorgullece de ser la única que enfrenta a los monstruos directamente, disponiendo de 4 muros concéntricos formando anillos alrededor de la ciudad con diferentes funciones (algo muy similar a la serie Attack on Titan). Dispone de una milicia muy bien preparada para luchar, llamados los Capas de Cobre, que defienden la ciudad a toda costa. Es en esta última donde se desarrolla la mayor parte de la historia.

Cabe destacar que la historia del libro y lo que se muestra en las cartas es bastante diferente. Para este artículo nos enfocaremos en lo que pasa en el libro, ya que es lo más detallado que disponemos.

La formación del vínculo

Interceptando con tácticas de élite

Lukka es el capitán del primer escuadrón especial de interceptación, un escuadrón de élite de los Capas de Cobre encargado de interceptar monstruos cuando estos logran atravesar alguno de los muros de Drannith. Gracias a un cristal gigante en medio de la ciudadela de Drannith, el cuerpo de Arcanos de la ciudad es capaz de detectar la entrada de estos, por lo que Lukka y su escuadrón preparan trampas y luchan para matarlos al ser enviados. Lukka es la mayor promesa de ser el sucesor del general Kudro, quien es la máxima autoridad militar y quien dirige la ciudad de Drannith. Además, Lukka está comprometido a Jirina Kudro, hija del general y también parte de las Capas de Cobre.

La misión clave de esta historia se enfoca en un Tigre volador, el cual fue capaz de volar sobre los muros de Drannith para llegar al segundo anillo donde destruyó una granja y asesinó a todos sus habitantes. Del primer escuadrón de 20 personas que llegó a luchar contra este solo volvieron 2 soldados, por lo que se le encomienda a Lukka y su escuadrón el matar a este monstruo a pesar de estar en sus días de descanso. Cuando llegan, tienden trampas como siempre y se procede a una estrategia de señuelo hacia ellas. Sin embargo, en esta ocasión la bestia parece ser inteligente y es capaz de burlar las trampas y matar a casi todo el escuadrón de Lukka en cuestión de segundos. Lukka salta a la defensa del último miembro vivo además de él, pero cuando el tigre va a atacar ocurre algo inesperado.

En el último momento, cuando el tigre se lanza sobre Lukka, hay un destello verde y un vínculo se crea entre él y la bestia. En este momento, Lukka siente todo lo que siente el tigre; primero hambre, luego dolor por la batalla y sus heridas y, finalmente, un impulso y una instrucción: destruir la ciudad, romper los muros, aplastar las torres, tumbar los cristales y matar a todos los dos-piernas. Después de esto, Lukka se desmaya y la bestia deja de pelear y se aleja volando.

Lukka despierta en la camilla del hospital de Drannith sin entender lo que había pasado, con Jirina Kudro a su lado y una oficial del ejército tomando notas. Él cuenta la historia de lo ocurrido y la oficial se retira para reportar al general, a lo cual Jirina sabe que debe adelantarse, pues es consciente de lo que su padre querrá hacer.

Jirina llega antes que la oficial a la oficina del general para reportar, pero no se le permite hablar con él, por lo que primero escucha la versión oficial. El General Kudro cree que cualquier afiliación con monstruos es una infección y considera que quienes lo hacen son traidores a la humanidad, por lo que ordena la detención inmediata de Lukka. Jirina sabe que su padre no entrará en razón tan rápido y lo ejecutará, por lo que corre a ayudar a Lukka a escapar de la ciudad mientras ella convence a su padre que no es culpable.

El gran escape

Jirina explica rápidamente la situación a Lukka, quien aún no está seguro de lo que ocurre, y le plantea una forma de escapar. Simulando que él tiene de rehén a Jirina, consigue salir del hospital y correr a los muros. El general moviliza la ciudad completa para capturarlo, pero usa a muchos novatos que no lo conocen para ello, por lo que casi logra burlar la seguridad de una de las puertas pero lo reconocen y se ve obligado a defenderse. Se desenvainan las espadas y una pelea está a punto de ocurrir, cuando de pronto una flecha con energía verde cae entre ellos y un Alce translúcido, hecho de luz color verde, aparece. Vivien Reid llega en el momento preciso y ayuda a Lukka a escapar.

Después de alejarse de las defensas del primer muro, Vivien le explica a Lukka que es una viajera estudiando su país, detectó una anomalía mágica hace un par de días y decidió investigarla. Los trazos de magia que encontró en la granja destruida la llevaron a la ciudad, y justo cuando pensaba cómo entrar, Lukka apareció en la puerta y vio que la magia se originaba en él. Lukka le cuenta de su experiencia y pregunta a Vivien si ella puede seguir las trazas de magia para encontrar al tigre volador, para así poder matarlo y llevar su cabeza al General, demostrando que no es un traidor de la humanidad. Vivien accede temporalmente a este plan.

Vivien se muestra particularmente interesada en los monstruos, ya que le explica a Lukka que no es natural que los reinos animales se mezclen de la forma que de mezclan aquí. Además, Lukka le detalla que cambian a lo largo del tiempo, creciéndole nuevos cuernos o haciéndose mucho más grandes. Vivien nota que esto es imposible desde un punto de vista ecológico, ya que hay muchos depredadores y muy pocas presas, por lo que algo no natural está haciéndolo. [Esta es la única referencia del libro a la característica habilidad de mutar de este plano]

Mientras tanto en la ciudad de Drannith, el General Kudro le pide a su hija Jirina que encabece un equipo de búsqueda con cazadores para encontrar a Lukka y traerlo a la justicia. Ella considera que es lo mejor, ya que así podría evitar que le pase algo a Lukka y a la larga puedan convencer a su padre que él no hizo nada malo.

Lukka y Vivien logran cruzar los últimos muros sin problemas, ya que las noticias de su escape aún no llegaban tan lejos. Vivien le indica que el tigre parece estar dentro de un bosque, por lo que ingresan a este. Dentro del bosque son atacados por un monstruo tipo pesadilla, con el que tienen una feroz batalla y en el peor momento, cuando Lukka esta tumbado bajo sus garras, Lukka siente como si él fuera el tigre al que buscaban, el cual justo aparece y se abalanza sobre la pesadilla y de una mordida le rompe el cuello. Hasta ahora, Lukka todavía creía en que el tigre era un enemigo, por lo que se muestra muy confundido de por qué lo está ayudando.

Cambio de planes

Vivien le explica que lo que sintió fue la formación del vínculo entre el tigre y él, y que mediante este pueden sentir lo que el otro siente. Lukka ve un recuerdo del tigre en el que una voz dentro de un cristal le da las instrucciones que sintió antes, de Destruir a los dos-piernas y destruir toda su civilización. Aquí, él se da cuenta que por algún motivo los cristales están dando las órdenes a los monstruos de atacar a los humanos, y la estructura de espirales de cristal del cual se origina lo puede reconocer: el Ozolito.

Lukka explica su visión a Vivien, a lo cual responde que necesita llegar allá para entender realmente lo que ocurre. Sin embargo, es interrumpida por Jirina, quien aparece repentinamente y pide a Lukka que no se asuste, pero los cazadores con los que estaba rápidamente usan bolas para inmovilizar a Lukka e intentan hacerlo también con el tigre. Sin embargo, este es más rápido y esquiva sus ataques. Vivien nota que el escape es la mejor opción y monta al tigre, que a su vez toma cuidadosamente a Lukka de su cinturón y vuela a la seguridad de los cielos, escapando de esta emboscada sin heridas.

Por ahora, dejaremos la historia hasta aquí para seguir en una próxima entrega de la historia de Lukka.

¿Te gusta nuestro contenido? Apoyanos en nuestro Patreon!
A %d blogueros les gusta esto: