“A dwarf’s grudge runs deeper than the mountains’ roots.”

Cuando le pregunté a un amigo por la traducción de la palabra “grudge” al español, no supo bien que responderme, por lo que recurrimos al celular para descubrir que su significado literal es “resentimiento”. Fue en ese momento que todo tuvo sentido. El flavor text de la carta que uso como comandante no podía ser más claro. Torbran es un comandante que no perdona, ni siquiera a su propia gente. Un solo missplay o un ataque de un elfo de llanowar en turno dos (porque sí) hacia su persona son excusa suficiente para desencadenar una ira de un millón de siglos, para encender los fuegos que consumirán a todas las razas, para ver el mundo caerse a pedazos y a sus habitantes retorcerse de dolor, calcinante dolor.

Antes de hablar del mazo en sí, me gustaría hablar brevemente del por qué armé este mazo, y la razón es bastante simple: En todo el tiempo que llevo jugando commander (no más de un año) nunca había jugado con un comandante monocolor. Después de varios intentos fallidos con otro comandante de su misma identidad de color (Neheb, the Eternal), llego a mis manos esta cartola, donde se aprecia a un cariñoso personaje con un hacha gigante en mano, listo para partirle la cabeza en dos al primer ser que ose a mirarlo feo.

Dado que ya tenía en mi poder algunas cartitas de color rojo (un pool bastante pobre para ser honesto), el siguiente paso era buscar cartas que hicieran sinergia directa con el comandante. Investigando un poco en la internet pude constatar que, muchas de las cartas que hacían sinergia con Torbran no costaban mucho dinero, por lo que bastó con un par de vueltas a mi LGS para revisar en las carpetas de la tienda y de algunos habituales de ella para encontrar muchas de las cosas que quería.

A continuación, dejo el decklist de mi mazo al día de hoy (11/06/2019)

 

Como se puede apreciar en la lista, el mazo de momento es una mezcla de dos estilos de juego y que no estoy muy seguro de si son complementarios: Group Slug y Aggro. A ver, como te lo explico: El mazo se beneficia bastante de tener criaturitas chicas. Cualquier monito rojo 1/1 hará el triple de daño. Además, si añadimos cartitas como Raid Bombardment y Goblin Bombardment, podemos incluso triplicar el daño que se estaba haciendo anteriormente. Cada fuente roja hace dos más de daño. Del mismo modo, cartas que, en teoría, deberían ser justas por ofrecer un efecto simétrico se vuelven un verdadero dolor de cabeza para el resto de la mesa. Estoy hablando de efectos malditos como Spellshock, Sulfuric Vortex o Zo-Zu the Punisher que, si bien nos castigan a nosotros, en algunos casos no dejan jugar en paz a los oponentes paralizando gran parte de su juego.

En este párrafo me gustaría hacer una mención especial a un par de cartas que exceden cualquier nivel de obscenidad que pudiese llegar a alcanzar este mazo. Me refiero a Pyrohemia y Manabarbs. La primera carta, Pyrohemia, es de esas cartas que simplemente no se pueden dejar en mesa junto a Torbran, de hacerlo lo más probable es que el enano te calcine el rostro en un par de vueltas, además de no dejar rastro alguno de las criaturas sobre la mesa. Considerar que el enano tiene harta resistencia (es una 2/4), por lo que se puede comer tres activaciones del encantamiento por turno sin mayores complicaciones. El segundo caso, Manabarbs, es de esas cartas que en un par de vueltas podrían dejar sin respuestas al resto de la mesa y no por el hecho de que no se tengan esas respuestas, sino por el hecho de que castearlas ocasionaría la muerte. Es bastante “divertido” ver al resto de la mesa con sus tierras enderezadas mientras uno sigue jugando cochinadas, pero ojo, no se les vaya a pasar la mano porque a pesar de pegar de a 1 para nosotros, ese daño se sigue acumulando y acumulando. En más de alguna ocasión me tocó ser víctima del encantamiento, mientras el resto de la mesa se sacudía las quemaduras de segundo grado, quedando con un total de 5-7 vidas cada oponente.

Espero que haya quedado claro que el mazo es muy divertido de jugar, de veras. Me tocó ganar un par de mesas casuales. Me tocó morir calcinado por culpa de mi propia avaricia y Manabarbs. Ahora me toca seguir orientando el mazo de manera que tenga una estrategia más lineal, más individual.

Sin duda el enano corrupto es de los comandantes más candentes de esta nueva edición (Duh). Es un mazo que se puede armar con poco dinero, que es divertido de pilotear y que representa una amenaza enorme al resto de la mesa.

En fin, eso ha sido todo.

Así que sin más que decir me despido en esta ocasión, recuerden que nos pueden seguir en nuestro fan page de facebook, también en nuestro twitterInstagrampatreon y también en nuestro canal de youtube donde siempre hay novedades.

¿Te gusta nuestro contenido? Apoyanos en nuestro Patreon!
A %d blogueros les gusta esto: